lunes, junio 6

Grado Universitario = ¿Alta Autoestima?

Un ligero rayo de sol se asoma a través de las templadas nubes que cubren la lluviosa mañana del 6 de Junio, un día más en el que la anunciada vaguada sobre nuestro país se deja sentir.

En días como hoy me levanto y pienso lo maravillosas que son las mañanas, un delicioso café con leche acompañado de unas tostadas (con mucha mantequilla preferiblemente) y unas rodajas de jamón y queso blanco; el desayuno perfecto para una mañana gris, en la agradable compañía de tú compañero de vida… qué más puede pedir un ser mortal.

Y en medio del desayuno, pensando en esas cosas tan pequeñas pero tan significativas para la vida de todo ser humano “normal” llega a mi mente un cuestionamiento, ¿Por qué existen personas con el orgullo tan desarrollado? ¿Por qué es tan fácil para algunos creerse más importantes que otros por cosas que si bien son necesarias no te definen como persona?

Estos cuestionamientos llegan a mi mente cuando recuerdo una conversación que tuve con un agente de servicios de un reconocido banco de nuestro país, al preguntarle yo por el nombre de con quien hablaba su expresión de orgullo y superioridad me chocó bastante “Lic. Páez” dijo con toda naturalidad.

Y es que en nuestro país los títulos universitarios son etiquetas que las personas colocan donde más alto se puedan ver. ¿Acaso puede un grado darte la superioridad que tú autoestima no puede? Considero que no, pero existe quienes lo creen, lo predican y personalmente lo “necesitan” para sentirse socialmente aceptados.

Por mi parte aun no obtengo mi título (más por desgano que por incapacidad) y no existe ni existirá sobre la tierra quien me condicione por eso, yo he sido, soy y seré un ser humano con capacidad para realizar cualquier cosa que me proponga y de llegar donde me lo proponga sin necesidad de que un grado universitario me lo adjudique.